Buscador
Tfnos 91 402 67 04 - 645 82 92 99
Escuela de Cata Formación Panel de Cata Aval de Calidad Enoturismo
« volver
IMG
Pedro López de Heredia: el peso de la tradición

Para todas y cada una de las personas que se dedican al vino en esta región, Pedro López de Heredia es el cabeza de una estirpe a la que se respeta sin fisuras.




Pedro López de Heredia ha llevado el timón de la bodega durante una gran parte del siglo XX con una trayectoria impecable, y ha depositado en sus hijos, intacto, el espíritu del fundador. Esta es sólo una parte de sus méritos, pero no la menos importante para explicar por qué sus vinos han estado siempre en lo más alto del podio de la calidad. Aparentemente ha pasado a la retaguardia en la bodega, pero acude allí todos los días y despacha con sus hijos los asuntos cotidianos. Me recibe en esa oficina que te transporta hasta finales del siglo XIX y viajamos en el tiempo a través de la historia de su abuelo, que fundó la bodega en 1877, y a quien se nota que admira muchísimo. Y no es para menos. Haría falta un libro para contar la apasionante historia de Rafael López de Heredia, cuya biografía se extiende por Suramérica, España y Francia, antes de recalar finalmente en La Rioja. Baste decir que tuvo una gran visión empresarial y de futuro. Pero el objetivo de esta visita es descubrir el secreto de quien posiblemente sea la personalidad vinícola más respetada de La Rioja: Pedro López de Heredia. Hacer otro viaje, el suyo, para saber cómo se ven las cosas desde la perspectiva de una larga y sólida trayectoria. -Dicen que, tras la primera generación que funda una empresa, la segunda la hace crecer y la tercera la arruina. ¿Cuál es el secreto de López de Heredia para haberse mantenido y crecido durante más de 125 años? Eso es lo que dicen y suele ser así, pero creo que hay empresas y empresas. Esta está en las mismas manos desde siempre. Es una Sociedad Anónima, pero dentro de la familia desde que mi abuelo la creó, antes de morir, para que no se deshiciese. Después, mi padre contribuyó muchísimo porque estaba aquí todas las horas del día; su vida era la bodega. La mejoró y la amplió, aunque tuvo todo tipo de dificultades porque le tocaron los duros tiempos de la posguerra, pero el amor que había heredado del fundador le hizo continuar y eso también se transmitió a la tercera generación, que es la mía. Mi padre estuvo al pie del cañón hasta los 95 años y eso me infundió ánimos para continuar, porque mi abuelo dejó tantos proyectos que aún hoy falta mucho por hacer. -Habrán tenido ofertas de compra…. Ha habido ofertas de comprarla o de entrar con capital que habrían servido para terminar proyectos. Indiscutiblemente, hemos tenido tentaciones, pero hemos declinado por el espíritu que nos han dejado nuestros antepasados, sobre todo el fundador. -Supongo que el mundo del vino ha cambiado mucho desde que empezó… Mucho. Ahora la competencia es muy fuerte y han surgido más bodegas. Por otra parte, tampoco ha aumentado el consumo de vino sino que se ha estancado. La gente bebe menos, aunque de mejor calidad, pero en volumen no ha aumentado y la competencia es brutal. En exportación es muy fuerte y hay que diversificar más. -Robert Parker ha otorgado por primera vez 100 puntos a 5 vinos españoles, 2 de ellos de Rioja. ¿Le parece positivo? Parker será un fenómeno, yo no lo dudo, y tendrá un paladar extraordinario, que tampoco lo dudo, pero esos puntos han sido para un cosechero que tiene viñas viejas y que, naturalmente, ha obtenido unos vinos jóvenes que tienen una calidad, pero con una boca de vino joven. Lo que se ha considerado un vino fino, criado, ha perdido el golpe de fruta y tiene otras características debidas a la oxidación en el roble, pero no para que la madera le dé gusto, porque no debe. El Sr. Parker ha ensalzado las características del vino joven, que a mí me parece muy bien, aunque es un concepto totalmente distinto, pero si él ha dicho que eso es magnífico, yo no tengo nada que decir. -Pero esas puntuaciones ayudan a ganar clientes en Estados Unidos… Eso favorecerá si el Sr. Parker convence a todos los consumidores, norteamericanos y de donde sea, de que el vino bueno es ese, pero yo puedo decirte que todo da muchas vueltas y las aguas volverán a su cauce. Yo no puedo defraudar a mis clientes, sobre todo cuando hablamos de vinos que han tenido 15 ó 20 años de botella. Cambiar de estilo sería como decirles “es que yo antes decía que el vino de calidad era aquel, pero ahora digo que los buenos son estos”. Sería tirar piedras contra mi propio tejado. ¿A la gente le gustan esos vinos? Pues bueno, yo no le puedo dar eso. Yo le puedo dar un vino fino clásico, elegante, no pesado, porque los vinos que están saliendo ahora son de 14 grados y hasta de 15 y eso puede estar bien para el “txikiteo” pero no para la mesa, que es al fin y al cabo para lo que son los vinos. Un vino de 12,5 ó 13 grados, como máximo, siempre se ha considerado excelente. -¿Cree que los críticos influyen mucho en el consumidor? Hoy, muchísimo. Muchísimo. Cuantos más aficionados hay, más influye. Crear una personalidad –no sólo en el vino- es difícil y todos nos dejamos influir. Siempre habrá gente que ensalce lo tuyo y otros que lo devalúen. -¿Por qué cree que se han puesto tan de moda ese tipo de vinos? Sobre gustos no hay nada escrito o está demasiado escrito. Mira, yo tenía un tío que tenía unos vinos criados maravillosos y, sin embargo, a él no le gustaban. Y yo le decía “me alegro, porque voy a tener para más tiempo”. Son dos conceptos totalmente distintos. En un vino joven estás bebiendo, sobre todo, fruta, mientras que en los envejecidos se ha producido esa microxigenación. Son dos vinos totalmente diferentes aunque hayan nacido de la misma cepa. Y yo entiendo que a la gente le guste el vino joven; lo que no entiendo es cómo un vino con esas características y ese tiempo de producción puede alcanzar ese valor. Lo alcanza porque lo ha dicho el Sr. Parker, sencillamente, pero no tiene justificación que valga 300 euros una botella de un vino que ha nacido antes de ayer. -López de Heredia ha mantenido su estilo a pesar de las modas. ¿Les ha costado mantener esa personalidad? Sí. Lo que pasa es que estamos convencidos y mientras haya gente a la que le guste… Nosotros hacemos lo que hemos hecho toda la vida. ¿Me criticas? ¿Te ha convencido la nueva corriente?, pues muy bien. Contra esas críticas, otro nos dicen “seguid por ese camino” y eso me vale. Ahora no voy a cambiar mi tipo de vino, que es al que está acostumbrado mi cliente. Nosotros tenemos vinos de 30 y 40 años que siempre han gustado y se han reconocido como extraordinarios. Mañana podríamos hacer un vino joven magnífico y, en realidad, necesitaríamos menos medios: podríamos eliminar las barricas y meter chips, fíjate qué fácil. Pero tenemos más de cien años y nuestro staff y nuestros medios no se ajustan a eso. -¿Se le pasaría por la cabeza utilizar chips? Eso es un disparate! La barrica no se utiliza para que le ceda gusto de madera, sea de una procedencia o de otra, porque el roble no ha nacido para que el vino tenga gusto a roble. Se utilizaba para contener el vino, porque tenía permeabilidad y le aportaba unos cambios oxidativos que le daban unas características, pero el sabor a roble, sencillamente, no es propio del vino y siempre lo hemos considerado un defecto. Nosotros fabricamos nuestros toneles y lo primero que hacemos es quitarle el gusto a roble metiendo un vino que no se va a utilizar, para que arrastre ese primer gusto, que es el de la lignina. La barrica se creó para contener el vino porque era lo menos negativo, y se mantiene porque le ayuda a envejecer mejor que el acero inoxidable. -López de Heredia tampoco sigue la corriente de utilizar barricas nuevas.. Cuando la madera es muy vieja ya no tiene tanta permeabilidad, porque los tártaros se acumulan y tapizan los poros y no todo el mundo está preparado para lavar bien esas barricas periódicamente. Nosotros metemos las cadenas que, al bailar en la barrica, producen un choque contra las paredes y sueltan los tártaros. Posteriormente se lavan muy bien, se les aplica una mecha de azufre y quedan en perfectas condiciones. Pero tienes que tener medios y personal que conozca los procedimientos, y no todo el mundo los tiene. rioja2.com






+ Ver más noticias
 
facebook twitter youtube flickr linkedin
 

CURSOS
•Cursos presenciales
•Semipresenciales
•Online
•Empresas
•Aula Virtual
•Todos los cursos
•eTarjeta Regalo EEC

EMPRESAS
•Empresas OK

ESCUELA
•Quiénes Somos
•Aula Polivalente de Cata
•Convenios y colaboraciones
•Archivo de imágenes
•Alumnos Emprendedores
•Prensa
•Contactar
•Enlaces de interés
•Intercambio banners
•Mapa Web
•Opiniones exalumnos

NOTICIAS

BONIFICADOS
•Cata de Cervezas
•Visita Bodega
•Curso de Somelier
•Servicios Panel Cata
•Aval: Mejor Producto
•Contratar Sumiller
•Catas en inglés
•Sumiller en tu casa
•Cheque regalo

INTERNACIONAL
•Sumilleres graduados España
•Certificación internacional
•Promotores de Curso Sumiller
•¿Como organizarlo?
•Presencial Sumiller
•Programas realizados
•Cursos para empresas
•100% prácticos
•¿Dónde alojarse?
•Descuento en parking
• Próximo Sumiller Madrid
•Testimonios de Exalumnos

RECOMENDADOS
•Comprar en la red
•Enoturismo
•Gastronomía
•Vinus Tv
•Bodegas
•El Vino en la red
•Denominaciones de origen
•Ofertas de trabajo
•Entidades Oficiales
•Solidaridad

CONTACTAR

PRINCIPAL
•Curso Sumiller Madrid
•Experto Aceite Madrid
•Formación bonificada
•Alimentos de España
•Saber de Vinos
•Espirituosos
•Otras bebidas
•Bolsa empleo
•eTarjeta Regalo
•Enlaces de interés
•Curso Piscos Madrid
•Sommeler Perú

AVAL CALIDAD
•Integrantes Panel de Cata
•Bebida Energetica Zempure
•Aval Leche Calidad PROLEC
•Aval Bonnatur de Argal
•Pisco Viejo Tonel (Acholado)
•Vino Quinta de Quercus (Fontana)
•Cerveza Cruzcampo Gran Reserva

ENOTURISMO

CURSOS

INTERNACIONAL

NOTICIAS

EMPRESAS

CLIENTES

ENLACES

CONTACTAR

GUíA GOURMET


 
 Copyright ® Aula polivalente de Escuela Española de Cata, SL.
 Todos los derechos reservados Calle Mártires Concepcionistas, 19 (Local). CP: 28006 (Madrid)
 Tfn: 91 402 67 04 | Móvil: 645 82 92 99